Responsable del blog
Soy Claudia Longo, familiar de persona con diabetes tipo uno, y Técnica en Consultoría Psicológica. Junto a un un grupo de profesionales de la salud, de la educación y personas con diabetes y familiares, formamos Diabetes Bariloche.

Visíte la página de Facebook para estar más actualizado con las novedades de Diabetes Bariloche

martes, 15 de agosto de 2017

Medición de azúcar en sangre sin pinchazos



¿ quién no estarÍa entusiasmado ?
Dra. Rosario Puente Olivera

El tratamiento de la diabetes se basa en 5 pilares: plan de alimentación, actividad física, medicación, monitoreo glucémico y educación; los cuales requieren un esfuerzo por parte de los pacientes. ¿Cual requiere más esfuerzo y es más difícil de cumplir ? Esto es muy personal pero en lo que estamos todos de acuerdo es que medirse la glucosa a través de un pinchazo en el dedo una vez cada tanto no sería tan difícil, pero todos los días y hasta 6 u 8 veces por día, requiere un esfuerzo y un sacrificio que a veces los médicos no dimensionamos.

¿Para qué sirve el monitoreo de glucosa?

Poder conocer los valores de glucemia nos ayuda para lograr un adecuado control de la diabetes y así evitar las tan temidas complicaciones crónicas, y nos permite identificar si el tratamiento es adecuado o si hay que realizar ajustes. Por otro lado, a las personas con diabetes les ayuda a relacionar si algún síntoma se relaciona con un valor demasiado bajo o demasiado alto de glucosa, y en consecuencia,  guía el tratamiento en especial en los usuarios de insulina ya que permite ver si la cantidad de esta hormona que estamos utilizando, es adecuada o hay que ajustarla en las diferentes situaciones de la vida, por ejemplo, si realizamos alguna actividad física o si comimos algún alimento con hidratos de carbono, o si alguna medicación afectó los niveles de glucemia.
Los controles de glucemia fueron evolucionando, inicialmente había tiras reactivas que por color nos permitían detectar la presencia de glucosa en la orina, luego un rango de glucemia en sangre, más tarde surgieron los glucómetros que a través de una reacción entre una tira reactiva y la sangre del paciente, se mide el nivel de glucemia. Estos métodos requieren una punción a través de la piel cada vez que se quiere saber el valor de glucemia, y nos proporcionan la información únicamente de ese momento. Hace unos años surgieron técnicas de monitoreo continuo de glucosa que  a través de una única punción permite  varias determinaciones de glucosa. Y aquí nos encontramos, en este momento de la historia, con el sensor de glucemia Free Style libre, de laboratorio Abbott.

¿Qué podemos esperar del Sistema Flash Free Style Libre?

Es un sistema que cuenta con un sensor de glucemia que detecta los niveles de glucosa intersticial y a través del medidor lee (escanea) la medición cuando se coloca cerca del sensor para la comunicación. (Ver Foto Ilustración)



El sensor es como un parche que se coloca en el tejido subcutáneo de abdomen, nalgas, brazos o muslos a través de un catéter finito.

¿Son iguales los valores de glucosa del glucómetro y del sensor?

El medidor de glucosa en sangre (glucómetro)  mide los niveles de glucosa en la sangre, como dijimos, en un momento determinado, mientras que el sensor de glucosa continuo o sistema Flash de monitorización de glucosa (Free Style Libre) mide los niveles de glucosa en el líquido que rodea las células de sus tejidos, llamado líquido intersticial. Los sensores de glucosa trabajan sobre el principio de correlación entre la concentración de glucosa intersticial y capilar y realizan muchas determinaciones en el tiempo por lo cual nos permiten conocer las fluctuaciones de los niveles de glucosa.




En condiciones estables, los valores de glucosa intersticial están en equilibrio con los de la glucemia capilar. Sin embargo, cuando los niveles de glucemia capilar presentan una gran variabilidad por ejemplo ante una comida o ante un bolo de insulina, existe un tiempo de retraso para conseguir el equilibrio entre ambos compartimentos.
Por lo tanto, tenemos que aprender a manejar las glucemias y las decisiones teniendo en cuenta estas características. Los sensores marcan la tendencia de los valores de glucosa y la velocidad del cambio.



Posibles Ventajas de las mediciones subcutáneas o intersticiales

- puede ayudar a prevenir episodios de hipoglucemia (bajadas de azúcar)
- puede ayudar al lograr controles de glucemia más estables porque es más fácil y amigable medir más seguido, valorando además el impacto de la dieta y del ejercicio físico sobre el control de la diabetes.

Efectos negativos
-Irritación de la piel y molestias de las zonas de colocación del sensor.
-El tamaño del sensor y transmisor puede condicionar su utilización sobre todo en niños pequeños, Interfiriendo en algunas actividades de la vida diaria.
-Errores en las decisiones si no se confirman los valores con la punción del dedo cuando sea necesario.

El dispositivo está en Argentina, pero al día de hoy (15/08/17), todavía no está regulada la cobertura por el sistema de salud.
Por el momento se va a poder adquirir en forma particular, por un valor de 1.100 pesos el lector (que se adquiere por única vez) y otros 1.100 pesos el sensor que dura 14 días (estas cifras todavía no están confirmadas oficialmente)  Fuente: http://www.infobae.com/salud/2017/08/10/ahora-los-diabeticos-podran-medir-su-glucosa-sin-necesidad-de-pincharse/

Mi conclusión
Es un método muy prometedor pero que todavía no reemplaza a las tiras reactivas, probablemente en un futuro las mejoras en este método puedan estar disponibles para tod@s
 Rosario Puente Olivera
Médica especialista en Nutrición, Obesidad y Diabetes
Trabaja actualmente en el Sanatorio San Carlos, Bariloche, Argentina

Dos testimonios:
Daniel Mayoral (con Diabetes tipo 1 hace 17 años)
En mi opinión como usuario, me parece un sistema de medición muy útil en la mayoría de aspectos de la vida cotidiana, ya que te permite realizar mediciones que mediante pinchazo no harías. A mayor información mayor control. Cuando menos, es interesante si tienes un “ritmo de vida tranquilo”.
Sin embargo, para un ritmo de vida mas activo, como puede ser con la práctica deportiva, pese a considerar que es igual de útil, no me parece demasiado práctico por el alto riesgo de que el chip se mueva o incluso se caiga.
Para leer la nota completa ingresar en http://www.adezaragoza.org/index.php/la-otra-diabetes/114-mi-experiencia-con-el-freestyle-libre

En Sección de Comentarios, Carlos Roca, en www.fundaciondiabetes.org/
“Si bien los sistemas de monitorización continua son un gran avance en la medición de glucosa, los que yo conozco Free Style dan problemas cuando el valor glucémico está muy elevado o muy bajo, por su forma de medir.
A la larga este efecto hace que se produzca inseguridad ante el valor obtenido y se debe comprobar la medición con una nueva medición capilar. Al final te hacés dependiente de los dos sistemas y no solo del libre ya que se produce una gran inseguridad ante el valor obtenido por estos métodos de medición intersticial.
Tal vez mi experiencia (más de tres meses con Free Style Libre) haya sido frustrante y simplemente haya sido un caso aislado pero, creo, que este sistema está aún sin refinar.”

 

Fuente bibliográfica https://freestyleserver.com/Payloads/IFU/FS2/ART28687-204_rev-A_Web.pdf

domingo, 30 de julio de 2017

Te diab y otras hierbas para la diabetes

¿Porqué somos escépticos los médicos con las hierbas?
Dra. Rosario Puente Olivera, Médica especialista en Nutrición y Diabetes *

Desde que vivo en Bariloche, y más precisamente en Villa Los Coihues, no pude dejar de plantearme y preguntarme sobre la efectividad del uso de los yuyos, las plantas que en las medicinas tradicionales de los diferentes pueblos se utilizan desde hace muchos años.

Como médica alópata soy bastante escéptica a estas “medicinas”,  sin embargo,  no me olvido que muchos medicamentos provienen de las plantas. Recientemente, está el reconocimiento científico del aceite de cannabis con un potencial terapéutico importante.

Sin embargo tenemos que conocer el porqué de ese escepticismo para con las medicinas folclóricas.

La decisión de iniciar un medicamento nuevo en una persona no es una decisión trivial ni de probar a ver “qué tal le va”. El médico hace un balance entre el beneficio que se obtiene de indicar una medicación en relación a los riesgos/costos a los que se expone al paciente.

Los beneficios deben ser claros: idealmente, el beneficio del medicamento sería la restitución de la salud con la desaparición de la enfermedad, esto se logra en muy pocas patologías, como las infecciones; el beneficio también puede ser que mejoren los síntomas y de esta forma mejorar la calidad de vida, por ejemplo en los resfríos, cuadros virales que no hay medicación curativa pero pueden mejorarse los síntomas; en las artritis, en las artrosis;  en el caso de las patologías crónicas asintomáticas como la diabetes tipo dos, la hipertensión, la dislipidemia, la medicación provoca un beneficio  que no siempre es evidente, pero que los médicos sabemos que cambian la evolución de la enfermedad.

Con respecto a los riesgos tenemos en cuenta los efectos adversos que pueden producir: desde molestias pasajeras a alteraciones en el hígado, en los músculos, alergias, las interacciones medicamentosas, la incomodidad para los pacientes en relación a acordarse de los horarios, los costos a afrontar, el estilo de vida, etc.

Por lo expuesto, sabemos que los medicamentos que recetamos han pasado por un proceso de investigación  exhaustivo con documentación de efectos adversos. Los medicamentos que se aprueban no deben provocar arritmias graves ni alteraciones en la función de los órganos y a su vez los beneficios en relación a mejoría en la evolución de una enfermedad específica son mayores que los riesgos potenciales a que se expone el paciente, es decir que si tomo el medicamento es más probable que mejore, o que baje el riesgo de infarto, o que disminuya las posibilidades de complicaciones de la diabetes, o que mis riñones no sufran insuficiencia renal al controlar la presión, o que baje el colesterol, a pesar de que  puedo sufrir alguna molestia a veces transitoria, o permanente, lo cual nos obliga a suspender la medicación.

El gran problema con la mayoría de los yuyos “hierbas medicinales” es que no contamos con los datos sobre efectos adversos, toxicidad, y tampoco tenemos en claro los beneficios investigados de una manera científica rigurosa por lo cual no podemos asegurar que va a tener un efecto determinado que justifique invertir el dinero en comprarlo.

El “te diab” publicitado últimamente en nuestra ciudad contiene principalmente yacón, una raíz  oriunda de Perú, que contiene fructooligosacáridos , compuestos químicos que contienen azúcares, por lo cual el yacón tiene gusto dulce y puede usarse como edulcorante.
Los fructooligosacáridos no se absorben y trabajan en el intestino  donde tienen un efecto prebiótico, estimulan la proliferación y el crecimiento de bífidobacterias del intestino (microorganismos) que tienen un efecto beneficioso para el colon, y disminuyen el aumento de la glucemia que provocan  los alimentos.


Conclusión: Estas hierbas pueden tener cierto efecto en la disminución de la glucosa, pero éste no es predecible, es decir, no podemos afirmar que tomando tres tés por día, baja la glucosa; no previene el aumento de la glucosa cuando comemos una torta, o cuando tomamos bebidas azucaradas o si comemos de más. Puede utilizarse como suplemento dietario, no se conocen efectos adversos, pero tampoco se sabe cuánto es lo máximo que se puede tomar ni sus interacciones con otros medicamentos o alimentos.

* Actualmente la Dra. Puente Olivera se desempeña como Médica especialista en Nutrición y Diabetes en el Sanatorio San Carlos, y Médica a cargo del grupo Diabetes Bariloche. Argentina